Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas intervino el cementerio San José del municipio de Apía

La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas -UBPD-, en desarrollo del Plan Regional Centro de Antioquia-Capítulo Suroeste, que está siendo construido junto a víctimas, organizaciones de derechos humanos y autoridades locales, realizó acciones humanitarias en Risaralda para avanzar en el esclarecimiento de la verdad sobre las personas desaparecidas en el contexto del conflicto armado.

La labor humanitaria y extrajudicial de la Unidad de Búsqueda consistió en intervenir el Cementerio San José del municipio de Apía, en donde fueron recuperados 17 cuerpos, que corresponderían a personas desaparecidas como consecuencia del accionar de grupos armados no sólo en este municipio, sino también en los de Santuario, Belén de Umbría y Pueblo Rico, en Risaralda, así como en el suroeste de Antioquia.

Según la investigación extrajudicial de la UBPD, el primer cuerpo recuperado correspondería al de un recolector de café, oriundo de Titiribí, Antioquia, víctima de la mal llamada “limpieza social” en el municipio de Santuario, en abril de 2013.

Esto dijo Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de personas desaparecidas.

Mediante la recaudación, contrastación y análisis de diversas fuentes de información -entre las cuales se destacan informes de organizaciones de derechos humanos, consultas a bases de datos públicas, entrevistas, licencias de inhumación, registros en la parroquia municipal-, la UBPD pudo establecer que uno de los cuerpos que ingresó al Cementerio San José de Apía en abril de 2013, como consecuencia de una muerte violenta, sería posiblemente el del joven recolector de café.

A este caso están asociadas otras víctimas no identificadas que también ingresaron al cementerio entre 2011 y 2016. Este periodo le ha permitido a la UBPD plantear como hipótesis que estas personas fueron víctimas de la disputa territorial entre actores armados.

En el caso de la persona ubicada, sus seres queridos dejaron de tener noticias de él en octubre de 2006, cuando abandonó su lugar de origen y se trasladó al municipio de Ciudad Bolívar, en Antioquia, para trabajar como recolector de café. Su familiares se enteraron después que desde Titiribí continuó un tránsito hacia el eje cafetero, al municipio de Santuario, en donde siguió desempeñándose como recolector de café.