Mario Monti: "Ahora hay una Italia caótica y un Vaticano caótico"

Archivo AP[/caption]

La inesperada renuncia del Papa Benedicto XVI ha privado a los italianos del único elemento de certeza en momentos de profunda incertidumbre, con un país asediado por escándalos de corrupción y dirigiéndose a una elección que no impondrá el cambio radical que muchos ansían.

El Sumo Pontífice ha sido por mucho tiempo el único elemento estable para los italianos católico romanos en un estado moderno que se ha convertido en el centro de la inestabilidad y el fracaso de la clase política. El saliente primer ministro Mario Monti, un católico devoto, se refirió a la «desorientación» de los italianos por la decisión del Papa. «Parece que una época está cambiando a ambos lados del (río) Tíbet y sentimos que se nos ha privado de los puntos de referencia». «Actualmente el Vaticano es una suerte de espejo de Italia», dijo el analista Massimo Franco. «Antes era lo opuesto. Ahora hay una Italia caótica y un Vaticano caótico», agregó.]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *