Comisión Asesora para el Diseño de la Política Criminal, siente preocupación por tendencia al "populismo punitivo"

La Comisión Asesora para el Diseño de la Política Criminal del Estado colombiano, señaló su preocupación por una tendencia al “populismo punitivo” durante las últimas dos décadas. Según la Comisión, existe una tendencia al aumento irreflexivo de las penas de prisión pues desde la entrada en vigencia del Código Penal en el 2000, se han hecho 37 reformas que solo han buscado aumentar las penas con un impacto negativo en el sistema penitenciario. La Comisión recomienda que el Estado debe evitar tipificar nuevas conductas o aumentar las penas de las existentes sin estudios serios que demuestren la efectividad de las medidas que se proponen. “Este tipo de políticas han hecho que Colombia haya pasado de 32.000 internos en 1990 a 110.000 en el año 2012.  En el mismo periodo el Estado ha sido incapaz de resolver el hacinamiento del sistema penitenciario, que alcanza más del 32 % a nivel nacional”, advierte el informe. Además, la Comisión destaca aspectos de la crítica situación penitenciara como: la falta de separación clara entre sindicados y condenados, la falta de atención adecuada en materia de salud, la falta de personal suficiente dedicado a la capacitación de las personas privadas de su libertad; y la baja proporción entre el personal recluso y guardias, lo que dificulta el control y la seguridad al interior de los centros de reclusión. Esta Comisión encontró también que la política criminal colombiana se ha hecho sin diagnósticos serios de la realidad de la cuestión criminal, de manera incoherente y como reacción a problemas ventilados en los medios de comunicación. Asimismo advierte que se ha hecho sin tener en cuenta el contexto del conflicto armado que vive el país y, sobre todo, se ha formulado sin tener en cuenta la diversidad regional y social nacional, y la variedad y complejidad del fenómeno criminal de Colombia.  Por ello, señala el documento, la política criminal debe reconocer -sin confundirse con una política social- la pobreza, la desigualdad, y la discriminación que existen en Colombia.  Además, para la Comisión, debe evitarse la confusión entre la política de seguridad y la política criminal. Según el informe, para entender los patrones actuales de la criminalidad en Colombia es indispensable saber de dónde venimos en esta materia. La falta de contexto ha sido un error a la hora de diseñar este tipo de políticas, y exponen a manera de ejemplo, el papel que ha jugado el narcotráfico en la dinámica criminal del país. En este sentido, la Comisión manifiesta que, según cálculos recientes, si el tamaño de los mercados de drogas ilegales no hubieran aumentado en la proporción que lo hicieron (110% entre 1994 y 2008), Colombia tendría una tasa de homicidios que sería el 64% de lo que es actualmente (es decir, una tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes de 23 en vez de 36), una tasa de desplazamiento forzado de tan sólo el 34% del nivel actual y los ataques de grupos armados ilegales serían el 57% de su nivel actual.]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *