Las huertas escolares se “esparcen” en la zona indígena como un cultivo de esperanza

En medio de la selva del occidente risaraldenses se cultiva la esperanza a través de 6 huertas escolares donde germinan productos nativos de la canasta familiar de las comunidades indígenas. 

Con ánimo de hacer seguimiento al proyecto pedagógico un “Granero en mi Solar”, la secretaria de Mujer, Familia y Desarrollo Social se desplazó hasta el resguardo indígena de Kemberdé para hacer seguimiento a este proyecto que nació en Dachi Dada Kera, la institución educativa central de este resguardo.

Elizabeth Diosa, secretaria de Mujer, Familia y Desarrollo Social dijo que con éxito se ha extendido a 6 sedes más en un año.