Para evitar la deserción escolar en Risaralda se puso en marcha el Comparendo Educativo

Archivo El Diario del Otún[/caption]

Los padres, acudientes o adultos responsables de los niños, niñas y adolescentes que no los envíen a estudiar, pueden perder los beneficios que ofrece el Estado, como auxilios de vivienda y acceso a programas sociales que adelanten las administraciones.

Esto como consecuencia de la aplicación del Comparendo Educativo, creado mediante la Ordenanza 013 de la Asamblea el 30 de julio del 2010, como una herramienta para concientizar a los padres de familia y encargados de este grupo poblacional sobre la necesidad de tenerlos estudiando y contribuyendo a que se formen como ciudadanos de bien.

La Red Unidos establece como requisito a las familias que deseen acceder a los beneficios o subsidios de los diferentes programas y proyectos sociales del Gobierno Nacional, la certificación estudiantil que garantice la presencia de sus hijos entre 5 y 18 años de edad en los establecimientos educativos.

]]>