El Papa Francisco instó a los cristianos a no ser "hipócritas y moralistas", sino “magnánimos y de corazón grande”

Archivo EFE[/caption]

El Papa Francisco instó este miércoles a los cristianos de todo el mundo a que no sean «hipócritas y moralistas», sino «magnánimos y de corazón grande» y aclaró que el cristianismo no es una «casuística de preceptos» porque esta concepción impide comprender que Dios es una «alegría».

El pontífice hizo estas manifestaciones durante la misa que celebró en la capilla de la residencia de Santa Marta, donde se aloja, cuya homilía dedicó a la parábola de los escribas y los fariseos, del Evangelio de Mateo, quienes alardeaban en público de dar limosna, de rezar y del ayuno.

Francisco señaló que el comportamiento de los escribas y fariseos, «que imponen tantos preceptos», es contrario a lo que Jesús enseñó a sus discípulos.

]]>