El regreso de Chávez sirvió para aplacar el creciente descontento social en Venezuela

Archivo EFE[/caption]

Acorralado por una reciente devaluación que redujo 30% el poder adquisitivo, el Gobierno venezolano utilizó el retorno de su líder Hugo Chávez para aplacar el creciente descontento social.

La devaluación de la semana pasada dejó atrás el cambio oficial de 4,3 bolívares por dólar y lo fijó en 6,3 bolívares. Esta polémica decisión de inmediato redujo en un 30% el poder adquisitivo de cada habitante, varios de los cuales suelen pelearse entre ellos en los supermercados por la recurrente escasez de productos básicos.

La pérdida de valor del bolívar frente al dólar golpeó la economía familiar, ya que el salario promedio se redujo de 13.000 a 9.000 dólares anuales. Todo sumado a una inflación anual del 22,2%, una de las tres mayores del planeta junto con la del Congo y Argentina, y una escasez del 20,4%, de acuerdo con cifras del Banco Central de Venezuela.

]]>