El Top de los aspirantes

Por Juan Antonio Ruiz Romero En su última edición dominical de 2012, La Tarde publicó el “sonajero” de los aspirantes a suceder a Enrique Vásquez en la alcaldía de Pereira. Teniendo en cuenta la formación, trayectoria profesional, don de gentes, trabajo político y proyección con la comunidad, se diseñó el escalafón de los postulados, a sabiendas de que aún faltan tres años para que acabe el actual gobierno, que toda selección es subjetiva y que buena parte de los interesados son parte del equipo de gobierno, lo cual los inhabilita para participar en política. El siguiente es el Top de los precandidatos: Casilla 8: Alexander Granados. Va a ser difícil para el actual Secretario de Desarrollo Social tratar de ventilar una candidatura cuándo personal a su cargo fue, según la Personería de Pereira y el CTI de la Fiscalía, el responsable de dormir con fármacos a varios habitantes de la calle, transportarlos hasta La Pintada y arrojarlos en un potrero, como una forma de “sensibilizarlos” para evitar que pernocten en aceras y parques. Sin duda, un innovador concepto de “desarrollo social y político”. Casilla 7: Jose Norbey Quiceno. Ser presidente del Concejo de Pereira el año pasado y conseguir 2.773 votos en las elecciones de 2011, aún son pergaminos insuficientes para que este joven profesional aspire a la alcaldía municipal. Hay que seguir trabajando. Casilla 6: José Albeiro Quintero. Es el más veterano concejal del Partido de La U. Sin embargo, su paso por la corporación ha sido bastante lánguido. Muy bueno para votar a favor del gobierno, pero no más. Para ser candidato a la alcaldía, se requiere mucho más que acumular periodos en el cabildo. Le encanta salir en las fotos al lado de Vásquez. Casilla 5: Juan Carlos Valencia. Su veteranía, trayectoria política y aspiración a ser alcalde de Pereira se diluyeron entre la contaminación auditiva y los maletines, zapatillas, carretillas y demás ventas informales que desbordaron los andenes y calles del centro de Pereira. Hubiera sido un buen candidato, pero en la secretaría de gobierno demostró sus debilidades y la incapacidad de ser líder aglutinador. Casilla 4: Javier Monsalve. El apresurado otorgamiento de un crédito al municipio de Cartago, aunque la banca comercial se lo había negado, dejó mal parado al gerente de Infi Pereira. Para completar, autorizó a un particular, VHZ Ingeniería, otro empréstito para un call center, propiedad de dos dirigentes políticos de Manizales, que prefirieron guardar su nombre en reserva. Casilla 3: Álvaro Escobar González. Su necesidad de buscar alianzas, lo acerca demasiado al partido de La U. y lo distancia de la colectividad conservadora. Será uno de los grandes damnificados por el cambio de bloque mayoritario en el Concejo. Casilla 2 Jorge Iván Arango. Más allá del exitoso funcionario rockero, está un profesional que ha manejado con tino la Secretaría de Educación. Primera Infancia; Centro del Formación del Docente, Centros de Detección y Atención Temprana de Talentos; Plan Municipal de Lectura y Escritura; Bilingüismo y Plan Escolar de Convivencia y Seguridad Ciudadana hablan por él. Buen precandidato. Casilla 1: Diego Barragán. El actual gerente de Aguas y Aguas es el más preparado de los aspirantes. Con una larga trayectoria pública, siempre al lado del hoy senador Soto. Aunque en 2012, estuvo de bajo perfil, es el único de los mencionados en esta lista que cuenta con equipo propio de Comunicación Estratégica. Este año será definitivo para su precandidatura y para definir si el sueldo de alcalde le sirve, o es demasiado poco, como dijo cuando le ofrecieron el actual cargo. El senador dirá…]]>