Enrique Peña enfrenta la fuerza del PRI para llevar a cabo sus reformas

Archivo de altonivel.com.mx[/caption] MEXICO DF El reciente triunfo del ala dura del PRI en la discusión de una ley laboral dejó expuesta la fuerte resistencia que deberá quebrar en su propio partido el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, si pretende sacar adelante sus anunciadas reformas fiscal y energética. Peña, un joven ex gobernador que asumirá el 1 de diciembre el mando de la segunda economía latinoamericana, se ha mostrado dispuesto a lograr una reforma fiscal integral, ampliar la participación privada en la petrolera estatal Pemex y hasta hincarle el diente con todo a la extendida corrupción. Pero la reforma laboral, enviada con precisión quirúrgica por el presidente saliente Felipe Calderón cuando apenas se instalaba el nuevo Congreso y con un plazo de 30 días para ser aprobada o rechazada, evidenció lo que muchos anticipaban: el mismo PRI podría ser una gran piedra en el camino de Peña.]]>