Pinochet, un fantasma que aún vive en Chile

Archivo de www.elnuevosiglo.com.co[/caption] SANTIAGO Una nueva conmemoración del golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet volvió a acabar en una violenta noche de disturbios que dejaron un policía muerto y 255 detenidos, en una tradición que deja ver la frustración y descontento de la sociedad chilena. En la población de Parinacota,  como en otras de la periferia de Santiago -tal como cada año en esta fecha- manifestantes levantaron barricadas incendiarias, saquearon locales comerciales y se enfrentaron a balazos con la policía, que en gran número resguardó la ciudad durante toda la noche. En los disturbios fueron quemados parcialmente cinco buses del transporte público y cuatro vehículos particulares. Hubo ataques también a los cables del tendido eléctrico, que dejaron a gran parte de la ciudad a oscuras. De los 255 detenidos, 83 eran menores de edad.]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *