Gobernación de Risaralda y Secretaría de Salud apuntan a estrategias de prevención de drogas

Los resultados arrojados por el Tercer Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en la población escolar en todo el país, y cuya medición se efectuó en el año 2011, llevó a la Gobernación de Risaralda a través de la Secretaría de Salud, a diseñar una serie de estrategias y proyectos de prevención, que tendrán el apoyo del Ministerio de Salud y Protección Social. La primera de ellas está relacionada con «Escuelas Saludables», la cual se implementará en 380 Centros Educativos con sus respectivas sedes, donde se beneficiará una población de 50 mil alumnos, a través del fortalecimiento de la comunidad educativa y sus redes, y de esta forma prevenir los riesgos de exclusión y estigma social de los jóvenes que han usado sustancias psicoactivas. El segundo tiene que ver con el «Proyecto ZOE», con el que se pretende fortalecer la comunidad educativa a través de redes, impactando 14 instituciones educativas, en 13 municipios del departamento. El tercero es la denominada «Jóvenes P», cuyo propósito es el de formar y empoderar técnica y metodológicamente a grupos de jóvenes, para que articulen redes que promuevan procesos de prevención y reducción del consumo de sustancias psicoactivas con grupos de pares en sus respectivos municipios. El cuarto responde al proyecto «Zou: Zona de Orientación Universitaria”, con el que pretende desarrollar una estrategia de comunicación para la mitigación de corredores de consumo, liderada por jóvenes universitarios. Entre otras acciones que se contemplan para complementar el proceso se encuentran: El fortalecimiento del Centro de Atención en Drogadicción de Risaralda – CADRI –  en la modalidad ambulatoria y que incluye población infantil, adolescente y joven. La formación de Redes Integradas de Atención en farmacodependencia, en una acción conjunta e intersectorial que incluye la articulación del sector público, privado con organizaciones civiles, que apoyen este tipo de iniciativas. La formación de grupos de terapeutas y de autoayuda en varios municipios risaraldenses, para generar una organización efectiva en torno a la reducción del impacto de consumo de las sustancias ilícitas. ]]>