Ron Paul persiste en conseguir investidura en la convención nacional

[/caption] WASHINGTON El congresista texano Ron Paul, un libertario que ganó la simpatía de vastos sectores jóvenes, independientes y republicanos y demócratas decepcionados, era el único rival que quedaba en carrera en la interna del partido conservador tras la dimisión de Rick Santorum y Newt Gingrich. Aun cuando salió derrotado -en muchas ocasiones por diferencias humillantes- de las 35 primarias que se celebraron hasta el momento, el congresista se negaba una y otra vez a renunciar. Hasta ayer. El dirigente ultraliberal de discurso antimilitarista no renunció todavía a conseguir la investidura en la convención nacional que se celebrará en agosto en Tampa, Florida. Por el contrario, dijo que seguirá intentando conseguir delegados.]]>